Archivo de la etiqueta: valores

El valor de la selección de personas

La selección de personas es un proceso que conlleva un planteamiento del proceso en sí donde se procura prever qué solicitantes tendrán éxito si se les contrata. Es posible que líderes empresariales subestiman la gestión de un buen proceso de selección de personas y considerar que cualquiera puede realizar este proceso, pero la profesionalidad tiene que estar latente. Sigue leyendo

Más conductas éticas que códigos utópicos. Capítulo II

Retomando el capítulo anterior he de plantear una pregunta:

¿Se puede ser ético en un entorno corrupto de una sociedad distorsionada en sus valores?

Pues yo creo que aquí está nuestra esperanza en el quehacer ético del directivo. descargaObviando un debate pseudoideológico y religioso que no viene al caso y que tantas dobles morales nos trae, creo más en el directivo que asume la ética de la empresa desde su ética personal.

Os propongo iniciativas para cambiar este meloso barro del pesimismo ético. Me niego a ser corrupto por no ser consciente y por eso os propongo estas ideas: Sigue leyendo

Más conductas éticas que códigos utópicos. Capítulo I

Hace un año y pico coincidí en una conferencia en Valladolid con un exitoso empresario deldeontologia_profesional_glosario_cultura_reviu momento en una mesa redonda sobre cómo tener talento y ser emprendedor. El laureado emprendedor enfocó su intervención insistiendo en la necesidad de un código ético para configurar la atracción y retención del talento, y en el debate tuvimos una breve discusión sobre la ética y los negocios.

Mi posición, como a continuación esbozaré, se basa en la idea de que los códigos éticos son un proceso “tranquilizador” de las conciencias, que son muy bonitos y expresivos en su literalidad, pero que lo importante son las conductas éticas de los directivos más que los principios cuasi tópicos de un código. Y en el fragor del debate osé manifestar que… Sigue leyendo

Implicación y Neuroliderazgo

“Querido jefe. No… Estimado jefe. No… Buenos días jefe: escribo esta carta anónimaimagen.aspx impulsado por mis neuronas, en señal de agradecimiento. Ellas me han instado a escribirle para darle las gracias por dejarlas cada día en estado de “seminuevas”. Usted hace que no las utilice, que las deje dormitando, que con activar 2 ó 3 cumpla: la de la obediencia, la de la resignación y a veces alguna otra. Con ello puedo llegar fresco a la hora de salir del “curro” y ponerlas a funcionar en las cosas que sí me gustan, que me llegan, que me motivan, que me hacen dar lo mejor de mí mismo. Así pues, en nombre de mis neuronas: gracias, jefe.

Sigue leyendo