Enseñar a aprender

pizarra resEn la pasada edición de Reskilling hablábamos de la vuelta a la sencillez y de cómo cada vez más esos oficios que se transmiten de maestro a aprendiz cobran mayor fuerza en un mercado laboral sobrecualificado. Sin alejarnos mucho de esta línea, hemos decidido reflexionar sobre esos “maestros” en un sentido amplio, es decir, sobre quienes se dedican a transferir conocimientos, a impartir formación y, sobre todo, a enseñar a aprender, tanto desde el ámbito privado como del público, en sistemas reglados y no reglados. ¿Te animas a reflexionar con nosotros?

Actualmente, el número de personas que culminan sus estudios para convertirse en profesores es cada vez mayor.Pero también es cierto que la enseñanza es una profesión que, como otras tantas, no basta con aprender en las aulas. De hecho muchos de los docentes no cuentan con formación específica de Magisterio, Pedagogía o similares. Incluso podemos ir más allá: en estos momentos es la salida para muchos profesionales que previamente ni siquiera se habían planteado esta opción.

Las cualidades que debe reunir un formador/profesor son múltiples y deben estar adecuadas al perfil de sus alumnos. Pero si hay algo que está claro, es que deben de haber entrenado sus habilidades pedagógicas, comunicativas, su empatía y contar con un punto de autoridad. Y cada vez más, hay que combatir esa gran lacra para muchos: el inglés. En la mayor parte de los ámbitos, y cada vez en mayor medida, la educación es bilingüe, por lo que quienes deseen a medio plazo trabajar enseñando, quizás deban de comenzar por actualizar sus dominios idiomáticos.

Por todos es sabido que para acceder a una plaza de profesor en la educación pública hay que superar una oposición, como las que acaban de convocarse en Galicia, por ejemplo. Pero dada la dificultad de conseguir una de estas plazas, hay que abrir las puertas a la educación privada y concertada. Todas las opciones son válidas aunque las diferencias de acceso y las exigencias a nivel de “reciclaje” profesional difieren notablemente. Y es que estar constantemente al día tanto en habilidades, especialmente digitales e idiomáticas, como en conocimientos, son requisito indispensable en los sistemas que no funcionan por oposición. Como resaltaban los profesionales en la Semana de la Educación de la Fundación Santillana, los profesores deben ser los primeros en animarse a esa formación continua. 

Más allá de esas necesidades latentes del mercado laboral de la educación reglada, existen otros sistemas. Uno de los derechos de los padres es el de educar a sus hijos en casa, y en torno a este concepto surgen oportunidades tanto por parte de los particulares que se inclinan por esta opción como en sistemas formativos no reglados que se amparan en este derecho. Las escuelas Waldorf o las Montessori son claros ejemplos de ello. Su estructura y forma de enseñanza pueden ser llevadas a debate, pero está claro que cada vez son más demandadas impulsadas por el éxito que tienen en otros países. De ahí la pregunta: ¿te has planteado si hay suficiente oferta? Como exponía Ismael Sanz, director del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, en la citada Semana de la Educación “los docentes españoles son menos proclives a la participación del alumnado y las clases constructivas que en otros países”. Estos nuevos sistemas se ubican en el extremo opuesto, de ahí su atractivo.

Por otro lado, al igual que en el resto de sectores, en éste tampoco existen barreras. De hecho, en la misma web del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte – http://www.mecd.gob.es/– puede encontrarse una bolsa de empleo para profesores en centros españoles en Francia, o para profesores de español como lengua extranjera en Bélgica, por poner sólo algunos ejemplos. En esta línea se pueden buscar también colaboraciones con el Instituto Cervantes o incluso, por qué no, lanzarse a la aventura. No hay que olvidar que el español es la segunda lengua más hablada del mundo y son muchos los extranjeros que tienen inquietud por aprenderla. 

Superando la educación básica, la gama de posibilidades a barajar se amplía incluso más de lo que podamos pensar. Eso sí, en general, ya se requiere el elevado nivel de especialización y/o cualificación.

Si hay una tendencia clara es el e-learning, que cada vez cobra mayor importancia al eliminar las barreras espacio-temporales y ofrecer un abanico interminable de posibilidades a precio reducido o incluso gratuito, como ocurre con los open-courses. De ahí la elevada demanda de personas que pueden trabajar como tutores on-line de cursos relativos a múltiples áreas. En estos casos, el candidato perfecto será el que sea capaz de responder a cuestiones sobre diversas áreas de especialización y de crear materiales y propuestas de nuevos cursos atendiendo de la forma más dinámica posible a la demanda del mercado. 

Las academias tradicionales también tienen cabida en este mercado, sobre todo porque en un mundo sobreinformado y con un incalculable número de estímulos es necesario ser capaz de focalizar, de centrar la atención en el aprendizaje en sí mismo. La demanda de personal en ellas es elevada y de alta rotación, por lo que las oportunidades se renuevan de forma continuada. De hecho, incluso puedes crear tu propio negocio, más allá de la forma tradicional, a través del sistema de franquicias que requiere una menor inversión y que ofrecen academias como Kumon.

Además, en este sentido, la oferta laboral se amplía con la proximidad de temperaturas más agradables que suponen un boom para academias de español,  principalmente en las zonas de costa que atraen a los turistas. Y, por supuesto, si cuentas con un nivel de inglés bilingüe, quizás puedas atreverte a impartir clases de este idioma en academias locales o en la Escuela Oficial de Idiomas. La demanda no deja de crecer.

También hay que tener en cuenta que las academias especializadas gozan de buena salud en una coyuntura con una elevada tasa de desempleo que invita a las personas a mejorar su cualificación, ampliar sus conocimientos y abrirse puertas en sectores o funciones distintas a los que venían desempeñando. El mercado cambia y las personas tratan de adaptarse a él a través de una oferta formativa cada vez mayor y en gran medida subvencionada donde no queda ni una sola plaza libre.

La educación forma parte de nuestro incesante ciclo evolutivo: siempre es necesaria aunque en cada momento las inquietudes de aprendizaje sean distintas. Esto abre un mercado infinito que invita a una reflexión profunda que aquí comenzamos, ¿te animas a continuar con ella?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s