La sociedad del aprendizaje: Somos lo que aprendemos

Recensión de Javier Cantera al libro “La creación de una sociedad del aprendizaje” Joseph E. Stiglitz y Bruce C. Greenwald

Esta obra de Josep E. Stiglitz, premio Nobel de Economía en 2001, y de Bruce C. sociedad_aprendizajeGreenwald, profesor de finanzas de Columbia Business School nos posibilita un acercamiento claro y conciso al paradigma del aprendizaje como riqueza social. Con base muy científica pone el foco en sustituir el concepto de economía del conocimiento y de la innovación por el concepto más amplio de la sociedad del aprendizaje. La capacidad de aprender de un individuo, una empresa y una sociedad es el valor competitivo sostenible diferencialmente entre tener futuro y ser futuro. El progreso social no está solo en las políticas educativas sino que teniendo estas como base se elabora una orientación continua y permanente al aprendizaje como base social. En fin, somos lo que aprendemos ya que el acto de aprender implica capacidad adquirida pero, ante todo, una actitud continua de valorar más lo que se puede aprender que lo aprendido.

Estos dos eminentes economistas plantean en este libro de divulgación en dos grandes áreas de reflexión:

  1. La creación de una sociedad del aprendizaje.
  2. Políticas para una sociedad del aprendizaje

Esta versión más corta y divulgadora de la obra que en 2014 se lanzó a la Academia de los economistas tiene la gracia de presentarnos unos conceptos claros. Es un buen manual para comprender, sin el artefacto matemático habitual del economista académico aquellos conceptos que nos sirven para comprender el aprendizaje como variable económica.

La sociedad del aprendizaje se basa en analizar la historia y la economía poniendo foco en la revolución que supone el aprendizaje. Si analizamos la capacidad del aprendizaje como el elemento clásico del crecimiento económico, vemos como debemos redefinir las teorías clásicas económicas. Por ejemplo: El concepto de la teoría tradicional de la venta comparativa de Heckscher y Ohlin, donde cada economía debía invertir en los factores que tenían ventaja sobre las otras, se reformulan desde una visión estática a una visión dinámica. Lo básico está en el aprendizaje que conlleva su diferencia y no en el mero hecho de tener unas condiciones económicas diferenciales. Lo importante no es la ventaja competitiva de una sociedad, empresa o individuo sino el conocimiento y capacidades de aprendizaje en una relación con sus competidores.

Pero esta sociedad del aprendizaje se basa en los siguientes criterios donde se demuestra que en los últimos doscientos años es el aprendizaje el verdadero cambio social. Los criterios son:

  1. La importancia del aprendizaje. En un análisis macroeconómico se asocia cualquier crecimiento sostenible al aprendizaje, más allá de la eficacia y la forma del ahorro. Se trata de focalizar a la sociedad en asegurarse de que todas las empresas aprenden rápidamente a mejorar su productividad a medida que las mejores prácticas se conocen, de modo que la distancia entre las prácticas habituales y las mejores prácticas se reduzcan.
  2. Lo que debe aprenderse. Las sociedades, empresas e individuos son diferentes en su habilidad para transformar los insumos en productos (conocimiento), pero también difieren en su capacidad de aprendizaje. Es más, difieren en la capacidad de aprender a aprender, que no solamente son recursos para la investigación y desarrollo sino que se basan en:
    1. Aprender haciendo. Aprendemos a producir de manera más eficiente, produciendo y, a medida que producimos, observamos cómo podemos hacerlo de forma más eficiente.
    2. Aprender a aprender, aprendiendo. El círculo virtuoso no sólo es aprender haciendo sino buscando mayores oportunidades para el aprendizaje, pueden mejorar simultáneamente su capacidad de aprender.
    3. Aprender a través del comercio. El comercio nos facilita que las interacciones inciten al aprendizaje. El continúo aprender de lo que quieren los clientes y los consumidores, y de las soluciones que tu competencia da a este cliente es una fuente muy rica de valor económico al aprender.
  3. Los determinantes del aprendizaje. El tema central del libro es que el aprendizaje es endógeno y que difiere de una sociedad a otra, de una empresa a otra, y de un individuo a otro, y pueden verse afectados según las decisiones que los individuos tomen sobre su actitud hacía el aprendizaje. Los determinantes para tomar estas decisiones son:
    1. Capacidades diferenciales para el aprendizaje. Reto educativo.
    2. El acceso al conocimiento. Reto social.
    3. Los catalizadores del aprendizaje. El conocimiento se constituye sobre las nuevas ideas, que ya no “utilizan” las antiguas ideas aunque se hayan basado en ello. La ha utilizado como catalizador. Reto tecnológico.
    4. Generar una mentalidad creativa. Los marcos cognitivos correctos son aquellos que suponen una mentalidad del aprendizaje y que no dejan de ser una construcción social creada para comprender el cambio. Reto de liderazgo.
    5. Los contactos capaces de catalizar el aprendizaje, que ayudan a crear el marco cognitivo correcto y brindamos insumos sociales al proceso de aprendizaje. Reto empresarial.
    6. El contexto para el aprendizaje. Crear entornos y espacios para generar el aprendizaje como producto. Reto organizativo
  4. Impedimentos para el aprendizaje. Estas bases para el aprendizaje son fundamentales para crear una cultura que apueste por este maravilloso proceso.
    1. Percepciones sesgadas. Aprender de la experiencia necesita una superación de las influencias hechas desde las creencias. Los sistemas de creencias son constructos sociales, prismas a partir de los cuales vemos el mundo y están, antes que nada, determinados por la sociedad (sesgo pre conformista)
    2. Marcos cognitivos. Nuestra orientación y actitud hacia el aprendizaje como un bien personal es un marco cognitivo que influye en si aprendemos y lo que aprendemos.
    3. Impedimentos transmisores del conocimiento. El conocimiento no se difunde por sí mismo, tiene que ser transmitido y recibido y existen baremos. Opacidad competitiva, marcos legales, contextos ideológicos, actitudes tecnológicas, etc. Son grandes impedimentos al aprendizaje para estancar el conocimiento.

Con esta caracterización del aprendizaje, los autores se hacen según mi criterio la pregunta básica: ¿Cómo se crea una empresa que aprende? Ante todo creando una política de personas que aprende e influyendo en valores sociales centrados en la capacidad del aprendizaje. Las empresas que aprenden se deben basar en un modelo de personas orientado a aprender continuamente, desde la experiencia, desde el contexto con el cliente y los consumidores y, ante todo, con un marco cognitivo del proceso dinámico y constante que implica estar aprendiendo. El gerundio de aprender es más descriptivo que su afirmativo, no se aprende se está aprendiendo.

Para una Dirección de Recursos Humanos esta es la parte más fundamental. Los autores completan con una segunda parte, de mayor interés para las teorías de la economía sobre las políticas económicas para una sociedad del aprendizaje.

Este libro, que procede de la Academia de la Economía, nos ofrece multitud de argumentos para apostar por el aprendizaje continuo. Como proceso de competitividad personal, empresarial y social, la apuesta por el aprendizaje posibilita el crecimiento económico. La adaptación necesita de la orientación hacia el aprendizaje de una persona pero, ante todo, del prestigio que genera el ser un aprendiz continuo. Socialmente, vivimos en un mundo empresarial en el que no necesitamos solo de la experiencia como era hasta ahora, sino más bien necesitamos de nuestra continua capacidad de aprender de la experiencia. Lo vivido es la base de lo que tengo que aprender, pero no me vale solo. La experiencia previa tiene fecha de caducidad en un mundo de crecimiento tecnológico exponencial. En fin, que solo nos queda el aprender continuo. Y pongo a Dios por testigo…que nunca vamos a dejar de aprender, incluidos en la residencia de la tercera edad.

Javier Cantera, Presidente de Grupo Blc.

Un pensamiento en “La sociedad del aprendizaje: Somos lo que aprendemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s