Proceso de transición: Una oportunidad para el cambio

En un proceso de transición, una de las primeras tendencias es tratar transición_carrerasde replicar el puesto que se venía realizando en el anterior trabajo. Pero este proceso es una gran oportunidad para atrevernos a explorar alternativas para decidir qué camino seguir: ¿continuidad o cambio? En ocasiones, la zona de confort nos ancla de tal manera que nos impide simplemente identificar qué otras alternativas se pueden plantear, y no hablemos ya de llevarlas a cabo.

La clave de este proceso no es el hecho de cambiar de rumbo per se, es darte la oportunidad de valorar otras opciones, mirarte desde otras perspectivas, para entonces confirmar si tu elección es continuar por el camino que venías desarrollando o bien elegir otro.

Hoy en día estamos siendo actores y testigos de una transformación global impulsada, entre otros factores, por la tecnología, la crisis, la globalidad…El cambio es parte ya de nuestra cotidianeidad. Y lo vemos reflejado también en el mercado laboral, en las organizaciones donde aparecen formas distintas de colaboración y contratación, trabajo por proyectos, profesiones que desaparecen y otras nacen, nuevas modalidades laborales… Se pide mayor flexibilidad, mayor especialización, diferenciación, habilidades digitales, resiliencia, innovación, talento…

Y tú,  ¿qué estás haciendo para abordar este proceso de transformación? 

Estas nuevas necesidades nos exigen crear respuestas creativas para que el mercado nos escuche. De ahí la importancia de revisar cómo abordarlo y desde qué perspectiva -¿lo estamos haciendo correctamente, o bien seguimos aportando respuestas del pasado?

En Reskilling a través de nuestro modelo de Personal & Profesional Advisor, asesoramos a personas para lograr abordar el mercado desde una perspectiva más eficiente. Este modelo, basado en la integración de tres áreas: personal, profesional y de mercado, nos permite brindar respuestas que el mercado está esperando escuchar.

Veamos algunas pautas para atender al mercado actual.

1. Incrementa tu autoconocimiento. Hoy, más que nunca, incrementar tu autoconocimiento para definir tu aportación de valor es indispensable para abordar el mercado con solidez, claridad y diferenciación. El mercado tiene prisa por lo que sólo escuchará a la persona que sepa transmitir su valía profesional con claridad, orientada a lo que puede resolver, y dejará de lado a las personas con discursos confusos o bien con poca aportación de valor.

2. Dedica tiempo. Vivimos en el mundo de la inmediatez y la conectividad que en muchas ocasiones nos hace olvidar que es fundamental dedicar tiempo de nuestro día a día a incrementar nuestro autoconocimiento. Dedicar espacios de reflexión para explorarnos a nosotros mismos nos ayudará a clarificar nuestro autoconcepto, que será clave a la hora de determinar el rumbo a seguir y a saberlo transmitir al mercado.

3. Clarifica tus valores en función de tu momento vital. Poner al día los valores de acuerdo al momento vital y profesional que se esté viviendo es determinante para gestionar este proceso de cambio y establecer un rumbo lo más alineado posible al proyecto de vida en sí. Actualizar a qué le damos valor en determinados momentos podrá influir a la hora de elegir o poner foco en un tipo de proyecto determinado.

4. Ve mas allá de tus logros: amplia tu zona de conocimiento. Revisa, además de tus habilidades, logros y conocimientos, otros ámbitos que te permitan ampliar la perspectiva de ti misma. Esto te abrirá el espectro al desasociarte de un puesto, y te permitirá visualizarte desde otros ámbitos: ¿qué has aprendido en tus posiciones anteriores? ¿Para qué te han servido? ¿qué roles has desempeñado? ¿Cuáles son los factores de éxito que te han permitido llegar hasta donde has llegado? ¿Cuáles han sido fracasos y que sucedió con ellos? ¿Qué experiencias te han marcado? ¿Cuáles son tus dificultades?

5. Rompe la concepción del ser asociado al cargo – Define tus talentos. Para explorar otras opciones, hay que dejar de pensar en términos del  “puesto que ocupé o el cual quiero ocupar”.  Se trata de romper la concepción del ser asociado al cargo, para evitar, si éste se pierde, tener la sensación de dejar de ser o existir. Pensar en términos de puesto, contrae a la persona, es limitante. “Yo soy Director”, “quiero ser controller” limita, encasilla y no nos permite visualizarnos desde otras perspectivas para  aportar al mercado.  Dirigir la mirada a encontrarnos con nuestros talentos, con lo que sabemos hacer y nos gusta hacer es clave. Saber lo que se sabe no es suficiente para responder a lo que el mercado necesita escuchar. Por otra parte es importante reconocer qué es lo que nos motiva, qué nos mueve. Aquello en lo que fluyamos. Se habla mucho de lo que se sabe pero poco de cómo se vive. Esto es determinante para identificar si estas áreas pueden ser caminos a seguir o mejor cambiar.

6. ¿Para qué sirve lo que sabes? El mercado quiere escuchar cómo resuelves sus problemas o necesidades, no está receptivo a escuchar tus funciones anteriores. Deja de hablar de la parte técnica y céntrate en identificar la aportación de valor al negocio. Por tanto es importante formularnos preguntas como:  ¿Para qué sirve lo que hago? ¿A quién le sirve lo que realizo? ¿En qué ciclo del negocio o situación es cuando más aporto? Si seguimos pensando en clave de puesto, funciones, etc. estamos en el pasado.

7. Actualízate y ponte al día. La responsabilidad de tu autodesarrollo esta en ti. Mantenerte actualizado sobre tu ámbito de especialidad es crucial, y el acceso a la información nunca había sido tan fácil. Es importante también incorporar diferentes perspectivas a nuestra visión o ámbito de especialidad para abrir nuestro espectro de conocimiento y a su vez, poder generar respuestas innovadoras.

8. Crea tu story telling: cuenta al mercado lo que necesita escuchar. El mercado y las empresas desean escuchar a personas con determinación, diferenciación, confianza, compromiso… en su oferta de valor. ¿Cómo llamar su atención, cómo causar el impacto deseado?  Construyendo tu story telling. Se trata de crear tu propia historia a través de la contar tu aportación de valor y resultados al negocio, a través de tus vivencias en un contexto determinado. Las empresas quieren personas emocionalmente atractivas, comprometidas y con talento. Habla desde ahí, y no desde el puesto que ocupaste.

Por último, es importante tener en cuenta que para todo esto se requiere coraje y determinación para aproximarnos a nosotros mismos y abordar el camino que nos permita llegar donde decidamos que queremos ir. ¿Ya sabes cuál es el tuyo?

 

María Pizzuto, Socia Directora de Reskilling

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s